06.09.2019 Entorno natural transformado en «Camino al basural»

Por Rodrigo Guillén

Minas y sus alrededores tiene unos paisajes hermosos, esa mezcla de ciudad, campos, cerros, casi perfecta para tener el mejor medio ambiente que una ciudad podría tener. Ahora, ¿aprovechamos ese entorno en bien del medio ambiente? ¿Cuidamos esos espacios que la naturaleza le regala a nuestra ciudad? Lamentablemente debemos decir que no, la contaminación de nuestra ciudad por la propia mano del ciudadano crece día a día. 

Si usted transita por ruta 12 y llega al desvío en el conocido triángulo circulará por un camino de tierra donde puede llegar a salir en Barrio España, Barrio La Plata y ruta 8, este lugar tiene un importante tránsito más que nada comercial donde camiones con madera, piedra u otros productos son el destino mayor para ese camino. 

El martes a la mañana tomamos ese recorrido pensando en tomar aire fresco, en disfrutar eso que resaltaba, la ciudad, los cerros y el campo porque increíblemente casi sin separarse Minas nos regala todo eso tan a la mano de todos. Pero valla impresión me llevé, durante más de una hora me ubiqué en un lugar donde tenía todo ese paisaje, donde todo se juntaba y parecía ideal, pero en el lugar indicado para parar se encontraba un can muerto, televisores, sillones, basura y otro tipo de desechos que alguien decidió tirar donde no es para eso. 

Parece mentira pensar que algunas personas van a ese lugar con otro fin totalmente diferente al que se debe ir, al de disfrutar esos caminos, tomar unos mates, sentir el ruido a la naturaleza que rodea ese espacio, si bien se me hace impensado que esas cosas pasen, pues les aseguro que eso que les nombré como basural era solo el comienzo. 

Emprendí viaje, pensativo, preocupado, pensando en lo que pasa por la cabeza de una persona que llega a tirar todo eso y más en este tipo de lugares y no donde debe hacerlo. Esto que había visto increíblemente era solo el comienzo de algo que me llevaría a una sorpresa mayor. Llegando casi al conocido triangulo, quizá 400 metros no más, una vaca muerta, sí, una vaca muerta al costado del camino, bajé, observé y pude apreciar que llevaba un importante tiempo en esas condiciones, continué, no pensé encontrar  más cosas hasta que sobre un alambrado alcanzaba entre las ramas de un árbol a leer un cartel que decía: «POR FAVOR NO TIRAR BASURA». ¡Qué paradoja porque apenas unos metros, seguramente alguien dejaba en exposición como si fuese ese el mejor living del mundo, dos sillones posando y esperando mi fotografía! Súmele poco más adelante, mucho más basura tirada de toda índole. 

Mi mañana, la cual la había iniciado de una forma diferente, donde mi mente necesitaba mezclar la naturaleza, el aire puro y la tranquilidad con esa ciudad que si bien la tenía a pocos metros, en este lugar que me encontraba me parecía tan alejada. Pero el entorno lo destrozaron, se han encargado de dejarlo de una forma inaceptable y sin duda lo han echado a perder. En estos casos es fácil escuchar decir que la culpa es de las Comunas, hablo en plural porque esta realidad de seguro se vive en otros lugares, y aquí hemos sido siempre críticos con la comuna nuestra cuando se ha tenido que ser, pero sin duda que la comuna no puede ser responsable de esas cabezas que dentro seguramente para hacer eso solo tienen dentro BASURA, esa propia que vuelcan en los lugares que no corresponde. ¿Saben las soluciones?, lo que a la gente siempre le duele es el bolsillo, y cuando aquí se aplique la multa, pero la multa que duela, estoy seguro que esto dejará de pasar, porque el ser humano si le tocan el bolsillo hace rápidamente click y deja de hacerlo. 

Una lástima que ese entorno tan nuestro, tan natural y tan disfrutable sea hoy en día: «EL CAMINO AL BASURAL»

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *