10.06.2019 Nuevamente dio apertura un grupo de Jugadores Anónimos

Por Karina Núñez

Jugadores Anónimos es una hermandad de hombres y mujeres que comparten mutuamente la experiencia, la fuerza y la esperanza de que ellos pueden resolver su problema común y ayudar a otros a recuperarse del problema de jugar compulsivamente.

El único requisito para ser miembro de JA es tener el deseo de dejar de jugar. No se requieren cuotas ni honorarios para ser miembro: nos mantenemos con nuestras propias contribuciones.

Jugadores Anónimos no está aliado con ninguna secta, religión, creencia política, organización o institución y no quiere comprometerse en ninguna controversia, ni respalda, ni se opone a ninguna causa. Nuestro propósito fundamental es dejar de jugar y ayudar a que otros jugadores compulsivos hagan lo mismo.

Jugadores Anónimos está compuesta de gente de muchas creencias religiosas, así como agnósticos y ateos. El programa de JA está basado en ciertos principios espirituales, pero el miembro es libre de interpretar estos principios como elija. La palabra «espiritual» puede ser dicha simplemente para describir aquella característica de la mente humana que está marcada por las cualidades más altas y admirables, tales como: la generosidad, honestidad, tolerancia y humildad. Considerando que JA aboga por la aceptación de estos principios como forma de vida, puede decirse que Jugadores Anónimos es una hermandad espiritual, no religiosa.

EN LA IGLESIA SANTA TERESITA

En la ciudad de Minas, hace 10 años se había conformado un grupo de personas con apoyo y ayuda de Jugadores anónimos de la capital del país, que, por diversos motivos, funcionó un tiempo y después dejó de hacerlo. Con mucha pena quedaron aquellos que llegaban cada semana desde otros puntos del país para contar su experiencia y ayudar a quienes lo necesitaban.

Ahora diez años después, nuevamente un grupo de personas deciden conformar un equipo para poder ayudarse mutuamente y nuevamente recurren a la ayuda de Jugadores Anónimos.

La Unión estuvo en la inauguración de este grupo, el cual va a funcionar todos los viernes a partir de las 19 horas en la Capilla Santa Teresita en Barrio Las Delicias.

TOTALMENTE ANÓNIMO

Como sabido es, este grupo es anónimo, por ende «La Unión» no sacó fotos, pero sí conoció la situación de muchos de ellos, algunos pidiendo a gritos ayuda, otros que ya se pararon fuerte ante la enfermedad y deciden continuar. Es un privilegio poder desde estás paginas poder ayudarlos una vez más como en aquel año 2009 que también estuvimos.

Para que quede clara la entrevista, vamos a poner nombres ficticios, pero para poderlos nombrar de alguna manera y así invitar a todos aquellos que pasan por situaciones similares a que se animen, a decirles que se puede salir adelante, solo hay que querer.

«LLEGAMOS A PERDER TODO»

Primeramente, hablamos con gente de Minas, «Juan» y «María» quienes nos dijeron que están muy contentos de que se pueda reabrir un grupo para trabajar en algo que tanto les apena y les distorsiona el diario vivir de ellos, de su familia y entorno.

María dijo que «queremos dar a conocer que este es un grupo abierto, que estamos para escucharnos y conocer el desencadenante que ‘nos llevó a esto'».

Juan dijo que «tuvimos la necesidad de abrir este grupo, porque a mí personalmente se me ilumino la vida y algo me dijo que debía parar esta situación. Porque somos conscientes que esto es una enfermedad y que sólo se puede parar».

Ellos cuentan, que se pierde todo, a la familia, trabajo, bienes y demás, debido al juego, que muchas veces todo aquello que lograron a lo largo de la vida, lo empeñan o lo venden para continuar en el juego, es un «tocar fondo».

ENFERMEDAD

El juego compulsivo es una enfermedad emocional, reconocida por la Asociación Mundial de la Salud desde 1980, de naturaleza progresiva que no puede curarse, pero puede detenerse.        

Antes de venir a Jugadores Anónimos, muchos jugadores compulsivos se veían a sí mismos como personas moralmente débiles y simplemente sin valor alguno.                                                                

El concepto de Jugadores Anónimos, es que los jugadores compulsivos son en realidad personas enfermas, que pueden recuperarse si siguen un programa sencillo que ha demostrado tener éxito para miles de hombres y mujeres con problema de juego compulsivo.

En Jugadores Anónimos uno consigue dejar de jugar por medio de un cambio progresivo de carácter dentro de sí mismo. Esto puede lograrse teniendo fe y siguiendo los principios básicos del programa de recuperación y el programa de unidad de JA.                                                                         

No hay atajos para lograrlo. Para recuperarse de una de las enfermedades más incomprensibles, insidiosas y compulsivas, es necesario un esfuerzo diligente.                                                                      

La honestidad, la receptividad y la buena voluntad, son palabras claves en nuestra recuperación.   

UN DÍA A LA VEZ

También integrantes de JA de Montevideo, contaron la alegría de estar nuevamente en Minas, ayudando, lo que es por 90 días para que aprendan cómo funcionan los grupos y para ayudarlos en lo espiritual principalmente.

Lo bueno es hablar, contar como se sienten y tener la voluntad de mejorar de la enfermedad, ya que es la más dañina y lleva a tres lugares, la primera es la locura, la cárcel y la auto eliminación, que es la terminal y muchos llegan a eso.

Por eso, Jorge, dijo que «queremos ayudar, vendremos una vez por semana a colaborar con el grupo y estar con estas personas que solicitaron auxilio».

Recalcó que el grupo es anónimo, por eso la persona que llegue al grupo no tiene ninguna necesidad de dar su apellido, ni dirección, ni nada, acá es anónimo, no hay que pagar nada, sólo quien desee hacerlo de manera anónima lo puede hacer».

La invitación es para quien lo necesite y desee ayuda, los viernes 19 horas en la Capilla Santa Teresita.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *