11.05.2019 Hacia el Uruguay del 2050

Frente Amplio

Estamos acostumbrados a pensar en el corto y mediano plazo, y más ahora en tiempo de campaña electoral cuando los políticos ofrecen sus propuestas que llegan hasta 2025. El licenciado en Economía y Director de Planificación de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Fernando Isabella explicó los planes y cómo se desarrollará Uruguay hacia el 2050 en materia de trabajo, educativa y tecnológica. La conferencia tuvo lugar en la sede del Frente Amplio el jueves y participaron el edil del Partido Socialista, Pablo Fuentes, Luciana Duque, referente de la Juventud Socialista y el dirigente sindical Mario Montoro.

Desde la dirección de Planificación de OPP las grandes tendencias mundiales que repercuten en Uruguay y que pueden ser indicadores de los riesgos y oportunidades que pueda tener el país en el futuro. «El futuro lo construimos entre todos. Para construirlo entre todos hay que tener información, hay que tener estudios, datos que nos permitan saber qué cosas son posibles, qué cosas son más difíciles de lograr», comentó el Lic. en Economía Fernando Isabella.

El cambio demográfico

Siempre ha resonado que Uruguay es un país de viejos y es verdad ya que actualmente la esperanza de vida de una persona promedio es de setenta y ocho años, mientras que a comienzos del siglo pasado era de poco más de cuarenta años.

«Eso es una característica que define a los países de alto nivel de desarrollo», que «son países que envejecen, eso es así por varios motivos, primero porque la gente vive mejor y vive más», explicó el director de Planificación de OPP. Según relató el jerarca estas proyecciones continuarán creciendo y hacia 2050 será de más de ochenta y dos años.

La fecundidad es otro de los aspectos que cambió en materia demográfica. «De seis hijos por mujer a principios del siglo XX los últimos datos dan 1,6 hijos por mujer. Eso también es un fenómeno a largo plazo y tiene que ver con cambios culturales muy profundos y, entre otras cosas, con que las mujeres están cambiando su rol, se están empoderando», sostuvo el jerarca.

Uruguay tiene una población envejecida a nivel de Argentina y Chile en América Latina pero menor respecto a Japón y países europeos. «Trabajamos en ver qué es lo que puede pasar y las conclusiones lo que marcan es que en 2050 los uruguayos vamos a ser más o menos los que somos hoy, los distintos escenarios marcan entre la población actual y cuatro millones de habitantes como máximo. pero si miramos el porcentaje de gente mayor de sesenta y cinco años, para el 2050 ese valor va a estar entre el 20 y el 25 por ciento. Eso es una señal de desarrollo, tiene que ver con que la gente vive más pero también es desafiante y esto implica pensar cómo el sistema sanitario se tiene que adecuar a atender una población más envejecida y por lo tanto tiene otras necesidades de atención de salud, otro perfil epidemiológico. Eso implica que el sistema de previsión social también se tiene que adaptar, por ejemplo una cuestión importante es la cantidad de gente en el mercado de trabajo probablemente en Uruguay empiece a caer a partir del 2030», afirmó Isabella.

La caída del mercado laboral se puede evitar impulsando el aumento de la participación de las mujeres en el mismo. «En los últimos treinta años las mujeres han aumentado enormemente su participación laboral, en la medida que eso siga dándose podría evitar esa tendencia y podríamos llegar al 2050 sin que caiga la cantidad de gente participando en el mercado de trabajo», indicó el director de Planificación.

Tecnologías

Otro de los aspectos que cambiarán en el camino a 2050, y que están en permanente transformación, son las tecnologías. «Sabemos que el mundo está en una revolución tecnológica. Están teniendo un impacto a nivel de la producción en el mundo muy relevante. Uruguay tiene una industria de software que da trabajo a cerca de veinte mil personas pero además hay un conjunto muy importante de sectores productivos que utilizan las tecnologías», señaló Isabella.

El jerarca agregó que las tecnologías de la información son relevantes y que el país tendrá oportunidades en el futuro y que el turismo también se verá afectado por los cambios tecnológicos.

Desarrollo

A mitad de año se presentarán los estudios que están englobados en una Estrategia Nacional de Desarrollo y que tiene como ejes la transformación productiva, la protección social y la transformación de las relaciones de género.

El primero refiere a la transformación de la matriz productiva para «desarrollar sectores y actividades que se sirvan de las tendencias tecnológicas más dinámicas». El segundo aspecto alude a revertir la tendencia del aumento de la brecha en la distribución de la riqueza. Para ello es necesario tener «una matriz de protección social que permita que los trabajadores que pierden su trabajo puedan reciclarse hacia otras áreas».

La transformación de las relaciones de género es un tema que se entiende como fundamental desde la Oficina de Planificación. «Necesitamos más gente estudiando carreras que tienen que ver con ciencia y tecnología. Si uno mira qué pasa en Uruguay resulta que las mujeres tienen mayor nivel educativo que los hombres, entran casi dos mujeres por cada varón a la Universidad de la República. Pero cuando uno mira qué cosas estudia lo que se ve es una segregación laboral enorme, las mujeres se centran en carreras humanísticas, artísticas y cuando uno va a la Facultad de Ingeniería la relación es de cuatro varones por una mujer», explicó Isabella.

El jerarca puntualizó que estos estudios buscan aportar elementos para el desarrollo del país a largo plazo. En el caso de la migración el experto manifestó que difícilmente vaya a cambiar la historia demográfica del país ya que los uruguayos también emigran, aunque desde 2009 y 2010 comenzó a verse un saldo positivo de migrantes.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *