11.05.2019 Cuidémonos más

Editorial por Karen Corbo

Tengo la mala costumbre de desvelarme por las noches, leo, miro películas o escribo. La noche del 30 de diciembre no fue la excepción y sabía que al otro día tenía que madrugar para ir a la nutricionista con mi madre en Minas. Minutos antes de las siete de la mañana mi madre me despertó porque sabía que la doctora era muy puntual y desde Solís de Mataojo a Minas el viaje en auto dura entre treinta y cuarenta minutos.

La mañana del 31 estaba soleada pero fresca a la hora que salimos de casa. Recuerdo que no podía decidirme entre ponerme sandalias o chatitas, pero me decidí por la última para no pasar frío porque pensábamos regresar inmediatamente de la cita. Ella tenía el número tres y yo el cuatro, por lo que puse en mi mochila «Cien años de soledad» para leerlo mientras la atendían. Pero nunca llegamos a la consulta.

Mientras pasábamos frente al frigorífico mamá comentó lo tranquila que estaba la ruta ocho mientras escuchábamos música. Un minuto después, en el kilómetro 92 una camioneta apareció y cruzó en diagonal hacia nuestra senda. Recuerdo que mamá preguntó ¿y este?. E hizo una maniobra hacia la derecha para intentar dejarlo pasar. Al segundo escuché un ruido fuerte, me puse rígida e intenté cubrirme el rostro. Cuando el auto dejó de dar vueltas miré hacia mi izquierda pero todo lo que ví fueron hierros. Al segundo una vecina que venía detrás paró y llamó al 911 y la Seccional Segunda. También paró una médica que iba a trabajar al sanatorio. Después todo fue un caos, me di cuenta que al auto le faltaba al techo y vi sangre en la guantera, intenté abrir la puerta pero estaba trancada y luego salir por arriba pero me dolía mucho la zona de la cadera y la pelvis.

Luego comenzaron a llegar la policía y las ambulancias de Solís. Además tuvieron que llamar a los bomberos para sacarme porque había quedado atrapada. Inmediatamente me trasladaron con politraumatismo grave. Al llegar al sanatorio me hicieron radiografías y tomografías que arrojaron una fisura en la pelvis. Un médico me dijo que tendría que estar en reposo de cuatro a cinco semanas para que suelde. En la noche del 1 de enero empecé a sentir algo raro en mis pulmones y le pedí a mi amiga que me estaba cuidando que llamara a un enfermero. La nurse decidió llamar a la médica de guardia y me tomaron otra radiografía que arrojó que el pulmón derecho se estaba colapsando por lo que en la medianoche me operaron de urgencia. Afortunadamente salió todo bien y dos días después me dieron el alta.

No regresé a casa inmediatamente. Decidí irme al hogar de mi mejor amigo donde su familia me cuidó, especialmente su madre. Los primeros días necesitaba ayuda para pararme, ir al baño y bañarme. Fue todo un logro caminar hasta el baño sola por primera vez. Una semana después fue todo un éxito lograr bañarme sola apoyada en un silla y vestirme por mi cuenta (aunque demorara bastante). Luego me puse metas para caminar, cada día tenía que alcanzar determinada distancia que medía con los árboles, hasta que llegué a la ruta y les conté a todos los que me visitaban. A medida que caminaba más, también aumentaba el ritmo, ya no arrastraba mi pierna y no necesitaba la silla para apoyarme cuando me bañaba. Hasta que un día volví a mi casa.

Hasta hoy tengo algunas lesiones, no puedo quejarme porque salir solo con una fisura no suele ser la consecuencia de un choque frontal. Sigo yendo a médicos, mi pelvis ya está bien pero los mareos continúan, además perdí bastante peso. Afortunadamente dejé de repetir todo el accidente en mi cabeza, aunque las imágenes no desaparecen. Todos los días siento en mi cuerpo el ruido de los hierros retorciéndose y los vidrios en mi piel.

Pero la peor lesión, el dolor más fuerte que me dejó el accidente es que mi mamá no volvió. Mi madre era la persona más buena que conocí en mi vida. Pasamos juntas un montón de situaciones amargas y un puñadito de las dulces. Me impulsaba a ser mejor persona todos los días y a luchar siempre por salir adelante. Me enseñó a soñar y a que con esfuerzo todo se puede cumplir. Mamá murió instantáneamente y se convirtió en parte de la estadística espantosa que tiene Uruguay en materia de siniestralidad en el tránsito. La espirometría realizada al conductor de la camioneta dio positiva.

Según un estudio realizado por la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) en 2018 se registraron 20.654 siniestros de tránsito y hubo 26.623 personas lesionadas y 528 fallecidos. En Semana de Turismo de este año hubo 529 siniestros con lesionados y quince personas perdieron la vida, nueve de ellos tenían menos de cuarenta años.

Siempre he escuchado que en el tránsito hay que cuidarse más de los otros que de uno mismo. Creo que deberíamos cambiarla y cuidar a los otros tanto como a nosotros mismos. Por eso aproveché que se está realizando la campaña «Mayo Amarillo», una iniciativa que surgió en Brasil para concientizar sobre los siniestros de tránsito. Tal vez sea un atrevimiento de mi parte pero es preferible perder un minuto poniéndonos el caso cuando vamos a subir a una moto y revisar las luces. Esperar que el semáforo cambie y mirar para los costados al cruzar, tanto si vamos caminando o manejando, no tomar alcohol y cualquier otra medida que se les ocurra para cuidarnos entre todos y no formar parte de esa estadística.

Por eso quise compartir con ustedes lo que me pasó en estos cuatro meses y espero que no se malinterpreten mis palabras. También invito a quienes trabajamos en los medios de comunicación a reflexionar la cobertura que hacemos sobre este tipo de noticias y recordar que del otro lado hay personas. A quienes sobrevivieron o perdieron a alguien les envío fuerza y les juro que a pesar de que la vida les puede parecer amarga, hay que aprender a ver los colores y de absolutamente todas las experiencias se aprende.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 pensamientos sobre “11.05.2019 Cuidémonos más

  1. Así es, me paso algo similar y coincido en cada enfoque de tu relato, cada paso dado un logro , incluso el volver a cebar mate…fue todo un logro para mi!
    Para las personas q están pasando x esto arriba q se puede!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *