RECIBIMOS Y PUBLICAMOS; Mtro. Técnico Don Clotildo Cajaraville Blanco

 

 

3 de junio de 1898 – 30 de setiembre de 1975

Al cumplirse 119 años de nacimiento del maestro técnico Don Clotildo Cajaraville Blanco, queremos recordarlo con el afecto que merece un maestro, que enseñó a trabajar y a hacer hombres de bien a varias generaciones de excelentes artesanos de la madera. Sus trabajos y el de sus alumnos se pueden apreciar en cada rincón del país.

Maestro técnico, concursó en la Universidad del trabajo del Uruguay el 30 de junio de 1932, donde logró el primer lugar en su primer destino el departamento de Treinta y Tres de donde era oriundo. Viene a Minas para suerte de todos en enero del año 1942 donde es el primer Director fundador de la Escuela Industrial de la ciudad de Minas.

Organizador, Maestro técnico en carpintería, profesor en matemáticas de 1er y 2º año, dibujo técnico, tecnologíaconstructiva de la madera y tallado en la misma, muchas de éstas cátedras las daba honorarias.

Cuando llegó al actual edificio que hoy ocupa U.T.U. se encontró con inmuebles carentes de puertas, ventanas, muebles, pisos, revestimientos de paredes, cielorrasos, etc.; ya que dicho lugar era ocupado por un cuartel que se trasladó. Él y sus nobles alumnos fueron ubicando y armando máquinas, equipando el inmueble con bancos,pizarrones, pupitres, escaleras especiales, telares, etc.

Hoy ya no se recuerda a éste hombre que trabajó y enseñó tanto y a tantos alumnos con su labor honesta y calificada, formaron sus hogares e impartiendo también sus conocimientos ya que muchos de ellos fueron buenos maestros.

Éste maestro de maestros dictó su cátedra hasta el año 1968 en el cual cumplió 36 años de docencia. Aquejado en una cruel enfermedad falleció a los 77 años, el 30 de setiembre de 1975.

Enseñó a todos sin reservas, ayudando a toda persona que requería sus conocimientos. Con estas palabras quiero agradecer en mi nombre y en el nombre de todos los que fuimos sus alumnos, al maestro que fue ejemplo de vida y trabajo; yo como tantos le debo lo que soy, lo que aprendí y lo tanto que me sirvió.

Van a hacer 42 años de su desaparición física y el único homenaje que le han hecho fue ponerle su nombre a la biblioteca de dicha institución. Es tiempo que Minas tenga un reconocimiento hacia éste ilustre educador, nombrando una calle de ésta ciudad con su nombre.

¡Querido maestro, le agradezco todo lo que hizo por nosotros y por esta ciudad, que Dios lo Bendiga!

Un ex alumno.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *