Minuanos damnificados a la hora de alquilar en temporada de verano, les hicieron “el cuento del tío”

Minuanos damnificados a la hora de alquilar en temporada de verano, les hicieron “el cuento del tío”

La noticia de las últimas horas es la estafa que una mujer la cual tenía instalada una Inmobiliaria en Punta del Este estafo a varias familias que se disponían a pasar sus vacaciones en el hermoso balneario, a continuación podrá leer una nota emitida desde la página web de FM Gente donde relatan cómo fueron los hechos y de que se trató el caso.

Primero de locales: El caso que le sucedió a dos familias minuanas

Nosotros contaremos también el caso donde unas familias de nuestra ciudad se vieron perjudicadas tras maniobras realizadas por un hombre de nacionalidad brasileña, no daremos a conocer detalles de estas familias pero si diremos donde intentaban alquilar para que quienes lo hagan se pongan en alerta. Los minuanos perjudicados buscaban pasar sus vacaciones en Brasil, más precisamente en Florianópolis, el destino y el contacto según nos cuenta uno de los damnificados comenzó por el mes de setiembre tras conseguir vía internet la propiedad como una oferta más. Luego de pasarse los teléfonos entre los minuanos que querían alquilar y quien supuestamente tenía la propiedad en alquiler comenzaron las conversaciones donde el ciudadano brasileño envió fotos de la propiedad indicándoles precio, comodidades y la ubicación de la misma. Las conversaciones pasaron durante casi 3 meses, incluso el hábil y supuesto “propietario” de la finca no acepto pagos adelantados como forma de reserva sin antes no enviarles vía WhatsApp la firma del contrato de alquiler. Todo esto lo hacía en una magnifica forma para convencer aún más a los minuanos de que todo estaba en perfectas condiciones y que serían las vacaciones soñadas en una propiedad realmente espectacular por un muy bajo costo. No había hasta el momento nada para desconfiar, la fecha se aproximaba y fue cuando les envió el supuesto contrato firmado incluso con sellos lo cual indicaban a simple vista lo legitimo que era ese contrato. Tras ese movimiento el “delincuente” paso al siguiente nivel el cual era pedirles el dinero de seña, el cual fue de 1.000 dólares americanos siendo trasferidos por las familias minuanas correctamente y luego la confirmación del hombre brasileño dándoles el ok a la transferencia. Se llegaba la fecha de la partida, la playa, el sol, y una hermosa casa esperaba por los minuanos que disfrutarían de sus vacaciones bien merecidas, pero ahí llego el problema, 48 horas antes del viaje este “delincuente” les informa por mensaje de texto que no existía casa alguna, que no fueran porque habían sido estafados. Primeramente pensaron que era una broma de mal gusto, pero con el correr de los minutos vieron como esta persona incluso los bloqueo telefónicamente para no mantener ningún tipo de comunicación. Se tornaba muy difícil efectuar desde Minas una denuncia concreta, porque el tramite demoraría y las vacaciones iniciaban, los minuanos se comunicaron con una Inmobiliaria de Florianópolis quien los atendió de muy buena forma, concurrió al lugar que supuestamente le habían alquilado y el cual realmente existía pero no estaba en alquiler, en la casa vivía un profesional de la medicina el cual nunca tuvo su casa en arrendamiento, es más pidió que estas familias realicen la denuncia ya que su casa estaba siendo ofrecida por internet. Tras llegarles esta noticia a Minas finalmente se convencieron de haber sido estafados y lamentablemente sus vacaciones se empañaron al menos por unos días ya que luego emprendieron el viaje a Brasil para descansar y continuar en el país vecino las actuaciones policiales correspondientes para al menos tratar de encontrar al estafador. Este hecho ocurrió hace pocos días y de esta manera nosotros intentamos alertar a los minuanos para que no caigan en el “cuento del tío”

 

El caso de Punta del Este

El hecho fue conocido a través de la red social Twitter cuando la argentina Sara Stewart Brown denunció que varios de sus amigos habían sido víctimas de una supuesta estafa por la que pagaron alquileres pero “las casas no aparecen”. Luego que la imagen de la acusada fue difundida, varias personas se comunicaron con FM GENTE señalando que la identificada coincidía con la de una mujer que fue procesada en 2010 por un caso similar y que antes fue pieza clave en la recordada Operación Campanita que permitió desmantelar banda de narcos que operaba en el país. Según constató FM GENTE hay denuncia presentada ante la policía quien trabaja en el caso.  Sara Stewart Brown, ex esposa de Jorge Lanata, difundió a través de Twitter la denuncia, ya que de acuerdo a lo que publicó, esta inmobiliaria habría estafado a varios de sus amigos.  Según lo publicado por Stewart Brown se trata de la inmobiliaria Innova, de la cual sería titular Adela Galván, cuya foto acompaña el tuit. De acuerdo a fuentes policiales efectivamente hubo denuncia por el hecho y el Área de Investigadores del Distrito II trabaja en el caso. Las fuentes consultadas por FM GENTE, del sector inmobiliario, admitieron que hay una denuncia pero no abundaron en detalles. Esta jornada se habría concretado algunas declaraciones para ratificar la denuncia que también estaría en conocimiento del Ministerio de Turismo.

Sorprendentes revelaciones

Sin embargo, una vez difundida la imagen de “Galván” a través de la red social y publicada la información por FM GENTE, varios inmobiliarios se comunicaron para señalar que reconocían la imagen como perteneciente a una mujer con otro nombre, que años atrás (2010) fue procesada por una maniobra similar con dinero de alquileres. La señalada era Adriana Cifuentes quien en febrero de 2010 fue procesada con prisión por orden del Juez Gabriel Ohanián que le imputó dos delitos de estafa en reiteración real. En aquel momento, Cifuentes, que ya tenía antecedentes, fue detenida tras el pedido efectuado por el fiscal Luis Pacheco luego de ser acusada por quedarse con el dinero de un propietario.  En un principio se le había dado plazo hasta el 31 de diciembre de 2009 para devolver el monto del alquiler del que se apropió pero no respondió por lo adeudado.  La justicia ordenó entonces su detención y la mujer, que enfrentaba otras denuncias por delitos similares, fue procesada con prisión.  En el auto de procesamiento del 4 de febrero de 2010 se hacía una solicitud no menor: “Asimismo se solicitan las medidas necesarias a los efectos de preservar la integridad física de la encausada durante su reclusión en el establecimiento debiéndose tener presente los hechos de público conocimiento en los cuales participó la misma y donde fuera procesado un abogado de renombre de este país”. Y es que la vinculación de Cifuentes con la justicia, y “los hechos de público conocimiento en los cuales participó”, se remitían a su participación como pieza clave en la Operación Campanita (2006) que permitió desmantelar a una banda de narcotraficantes, requisar droga y varias propiedades millonarias y donde Punta del Este fue centro de varias de las acciones. A raíz de Campanita se concretaron una treintena de procesamientos, entre ellos el del abogado Carlos Curbelo Tammaro (el profesional de renombre al que hace referencia el auto de procesamiento de Cifuentes). Cifuentes (que cumplió parte de su condena en la celda 5 de la seccional 1a de Maldonado atendiendo la solicitud judicial) fue “testigo protegida” de Campanita y gracias a su testimonio, entre otros elementos de la compleja investigación, se pudieron concretar muchas de las detenciones, interrogatorios y demás elementos que llevaron al éxito del procedimiento. Poco se supo de la vida de Cifuentes luego del año 2010 hasta que en esta jornada su foto fue tuiteada bajo el nombre de Adela Galván. Fuentes no oficiales indicaron a FM GENTE que Adela sería el segundo nombre de la implicada y que Galván sería el apellido de casada. Ningún operador inmobiliario de los consultados por FM GENTE pudo explicar los motivos por los que nadie reconoció antes de esta fecha a Adela Galván como Adriana Cifuentes en su trabajo en la inmobiliaria situada en calles 29 y Gorlero. En cambio sí llamó la atención de varios de ellos que, considerando el alto perfil que tuvo Cifuentes cuando Campanita y años después con su procesamiento por maniobras inmobiliarias, haya vuelto a operar en el mismo rubro y en la misma ciudad.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *