23.11.2015 Un cambio de época

Mauricio_Macri_0001

Mauricio Macri fue elegido presidente de Argentina con cerca del 51,5% de los votos

El título lo puso Mauricio Macri en su discurso ayer de noche, al término de la elección número 23 que puso fin al ciclo en Argentina y lo convirtió en presidente con algo más de 12.800.000 votos, el 51,5% del padrón electoral. “Hoy es un día histórico. Es un cambio de época. Va a ser maravilloso”, prometió.
Conciencia histórica no le falta, pues ayer puso fin a 12 años de gobierno kirchnerista y llevó al primer puesto del país a un partido que hasta ahora no había generado más que legisladores y gobernadores. Su aspecto lo decía todo: estaba desbordado.

Salió al escenario después de la hora 22, cuando los resultados oficiales ya confirmaban los cálculos que tenía su equipo desde días antes. Su contendiente, Daniel Scioli, perdió con cerca del 48,5%.

“Qué difícil”, reconoció Macri. “Tanta emoción, tanta alegría, tanta esperanza. Estamos desbordados. No sé cómo describirles lo que estoy sintiendo. Gracias por haber creído que juntos podemos construir la Argentina que soñamos”. Sus palabras salían lento y sus ojos estaban un poco húmedos. Como un niño que sale en televisión, agradeció a todos: a su equipo, a su familia, a los líderes de la Unión Cívica Radical que lo acompañaron en la coalición. Hasta mencionó a su secretaria, que lo conoce desde que era niño.

Recién después pudo comenzar a hablar como estadista. Lo hizo en el mismo tono en que condujo su campaña, con una apuesta a un futuro promisorio. “Este cambio no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas, tiene que poner toda la energía y la vitalidad en construir la Argentina que soñamos (…), la de la pobreza cero. Y lo vamos a hacer juntos”, prometió.

“Ustedes hoy hicieron posible lo imposible, lo que nadie creía”. Mauricio Macri, presidente electo de argentina
Twitear

El discurso tuvo una evocación del pasado y la construcción del país hecha por los inmigrantes. “Ahora nos toca a nosotros continuar esa posta. Hemos aprendido mucho en estos años”, completó.

Aunque Macri siempre fue positivo, es cierto que tenía muchos obstáculos, desde el aparato de gobierno hasta la escasa estructura de sus seguidores a nivel nacional. Por eso el triunfo de ayer fue subjetivamente más amplio, aunque la diferencia fue de “apenas” un millón de votos. “Ustedes hoy hicieron posible lo imposible, lo que nadie creía”, aseguró ayer el nuevo presidente.

Detrás de ese “ustedes”, apeló a Dios y a la gente, que lo acercó hasta el escenario donde apareció acompañado por todo su equipo. “Les pido que por favor no me abandonen, sigamos juntos, que el 10 de diciembre comienza esta etapa maravillosa de la Argentina. Es acá, es ahora”, gritó, ya del todo eufórico.

Luego vinieron el baile y los abrazos. A su mujer, Juliana Awada, que lo abrazó sin disimulo. A Gabriela Michetti, que desde hace años está a su lado y que ahora será la vicepresidenta. A los radicales Ernesto Sanz y Lilita Carrió.

Con todos

El discurso de Macri contó con más de una invitación a todos los argentinos, más allá de los que lo votaron. Esto supone un primer gran cambio en Argentina, donde el kirchnerismo impuso una retórica de división y rencillas.

En su silla de ruedas, Michetti fue la mayor expresión de este nuevo tono en el diálogo. Prometió trabajar “muy especialmente por la gente humilde que está preocupada, con temor”, así como gobernar “para todos los argentinos”.

“Lo que más necesitamos es paz, es un poco más de amor entre nosotros y unión”, agregó la que fue vicejefa de gobierno cuando Macri asumió su primer período en Ciudad de Buenos Aires en 2007.
Twitear

Dirigir un país después de 12 años de gobierno de un mismo partido no es tarea sencilla. Deberán cambiar modos de hacer, estructuras y enfoques. El equipo de Macri quiere hacerlo, de aquí que la coalición se llame Cambiemos. Pero anoche en las cuentas de Twitter oficiales de Macri ya comenzaron a conjugar el verbo en presente. “Cambiamos”, empezaron.

Massa fue el primero en saludar

Sergio Massa, que quedó tercero en la primera ronda del 25 de octubre, felicitó a Mauricio Macri ayer sobre la hora 20. Destacó que el hombre del Pro “ha consolidado el respaldo de la ciudadanía en el camino del cambio”, y le deseó “el mayor de los éxitos, porque el éxito de su gobierno va a ser el éxito de los argentinos”. También dio la pauta de cómo se comportará su equipo en el Congreso: “Acompañaremos lo bueno y señalaremos con firmeza aquello que no nos conduzca a buen puerto”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *